Cristina Eiroá Santamaría
Nunca me había llamado la atención eso de bordar en un solo color hasta que durante ua época recibí unos gráficos tan bonitos y originales que cambió mi concepto sobre los monocromos. El gusanillo me picó con este diseño de una mujer de mediados del XIX que recoje flores, lo que más me gustó es la sensación de movimiento que se consigue en la falda.

Y así durante un par de meses me "afiebré" con este tipo de diseños y lo siguiente fueron dos RP, auque sólo tengo foto de uno y un corazón con mariposas de Isabel Vautier. Los tres los he regalado, espero que a sus destinatarias les gustaran tanto como a mí bordarlos.




Etiquetas: , 8 comentarios | edit post
Reacciones: